domingo, 5 de julio de 2009

NIÑOS

ELENA ODRIOZOLA


Los niños conocen todos los secretos. Su pensamiento difuso dirige los complejos mecanismos de la vida intrauterina, computando lentamente lo aprendido por los seres vivos a lo largo de la historia del mundo y las estrellas.

Cuando atraviesan su umbral, cubiertos de secreciones, los recién nacidos saben ecuaciones, algoritmos, física cuántica. Dominan el lenguaje de los osos polares y las mariposas, de las amebas y las flores, la geografía imprecisa de los astros y los caminos que permiten atravesar agujeros negros con la fuerza del pensamiento.

Los niños proceden, tal vez, del mismo lugar al que nos dirigimos tras la muerte. Dicen que es un lugar muy hermoso al que todos pertenecemos, un mundo misterioso y constante donde todo lo aprendido se olvida y lo olvidado vuelve a recordarse.



2 comentarios:

Cristina Catarecha dijo...

Quizás sí.... quizás no pero.... que bonito sería :-).

Un beso.

Ramon Guinea dijo...

Hola, Cristina, ¡Cuánto tiempo!. Espero que tu actividad de estos días se mantenga y seguir sabiendo de ti.

Un beso,